Sequedad vaginal: causas y soluciones – Mademoiselleculotte.es

Sequedad vaginal: causas y soluciones

Sequedad vaginal: causas y soluciones

La sequedad en la zona íntima es un problema que muchas mujeres experimentan durante su vida. Ya sea por el inicio de la menopausia, por los cambios hormonales o por el uso de algunos productos, u otra de las muchas causas posibles. Esperamos que las siguientes líneas te ayuden a identificar la que puede estar afectándote. También te damos nuestros mejores consejos sobre cómo superar la sequedad vaginal, para que puedas volver a tu nivel de confort habitual.

¿Qué es la sequedad vaginal?

Los síntomas de la sequedad vaginal

La sequedad vaginal se identifica como una falta de lubricación en la vagina. Puede causar dolor, enrojecimiento o picor. Para algunas mujeres puede incluso provocar una sensación de quemadura. También son frecuentes el dolor y las molestias durante las relaciones sexuales. Además, pueden producirse hemorragias e infecciones relacionadas con este tipo de trastornos ginecológicos.

Efectos sobre el cuerpo y la vida

Según el caso, cuando la sequedad provoca dolor o molestias durante el coito, la excitación puede disminuir. Para algunas mujeres, las relaciones sexuales se vuelven tan desagradables que el deseo se ve muy afectado. Como ves, para no encontrarte en una de estas situaciones, es importante actuar para prevenir este tipo de problemas. Si ya sufres de sequedad, verás que existen soluciones.

Causas de la sequedad vaginal

La edad y la aparición de la menopausia 

La menopausia es una de las principales causas de la sequedad vaginal. Los cambios hormonales que provoca pueden ser responsables de una menor lubricación natural. Lo mismo ocurre con otros acontecimientos de la vida, como el parto o la lactancia. Una vez más, los cambios hormonales serán la razón principal de este cambio en el cuerpo.

Algunos tratamientos son potencialmente responsables. Por ejemplo, en el tratamiento del cáncer, la quimioterapia puede provocar sequedad en la piel y en las partes íntimas. También hay causas psicológicas, ya que ciertos traumas y otros bloqueos pueden provocar cambios en el cuerpo. Lo mismo sucede con la depresión o la adicción al alcohol o a las drogas.

Los productos usados

Es necesario tener en cuenta que, para mantener la flora vaginal y respetar las mucosas, hay que evitar ciertos productos. De hecho, los productos utilizados en la ducha pueden influir. Te aconsejamos emplear geles de ducha de pH neutro para limpiar la vulva. Si decides usar toallas higiénicas, asegúrate siempre de que su composición es natural y que sean diseñadas para respetar tu cuerpo.

El papel de la protección menstrual

La protección menstrual, como los tampones o las compresas, también puede ser responsable de la sequedad vaginal. Por lo tanto, a veces vale la pena intentar cambiar de solución para asegurarse de que el problema no sea causado por este tipo de producto.

La sequedad: el resultado de un problema de salud

La sequedad también puede estar asociada a ciertos problemas de salud. Si tienes alguna duda, no dudes en consultar a un profesional de la salud. Un ginecólogo, por ejemplo, puede ayudarte a hacer un diagnóstico. Puede que la endometriosis sea el motivo del problema.

Otros factores de la sequedad vaginal

Hay muchos otros factores que pueden explicar el fenómeno. La fatiga, el estrés o los cambios de actividad pueden ser los responsables. Una vez más, si no puedes identificar la causa del trastorno, consulta a un profesional de la salud.

Prevención y tratamiento de la sequedad vaginal

Preparar tu cuerpo 

 Cuando sepas que se avecina un gran cambio, no dudes en prepararte para ello. Por ejemplo, una mujer que está a punto de dar a luz puede intentar hacer todo lo posible para sobrellevar la fatiga y el estrés lo mejor posible. Por ejemplo, tomar vitaminas suele ser esencial para afrontar las primeras semanas de vida del bebé.

Las mujeres que ya han pasado por la premenopausia pueden consultar a un profesional de la salud para recibir un tratamiento que les permita hacer frente a los efectos de este periodo. Ciertos cambios en la vida diaria en términos de dieta o actividad física también pueden tener un impacto positivo en el cuerpo.

Utilizar la protección higiénica adecuada

En muchos casos, las compresas pueden provocar la aparición de sequedad. Existen alternativas a los tampones y las compresas. Por ejemplo, puedes llevar bragas menstruales.

En la fabricación de nuestros productos, optamos por ofrecerle materiales de primera calidad. Respetar tu piel y tu salud está en el centro de nuestras preocupaciones. No dudes en descubrir los artículos de Blog que ofrecemos. Podrás encontrar la solución que te permitirá dejar de sufrir la sequedad vaginal.

Productos para la sequedad vaginal 

En primer lugar, no dudes en optar por geles de ducha dedicados a la higiene íntima. Es posible encontrar este tipo de producto en una farmacia, además de consejos valiosos. Pero cada vez más supermercados ofrecen jabones íntimos con pH neutro. ¡Son muy diferentes de los demás! Si no estás familiarizado con la lectura de las etiquetas de los productos, no dudes en preguntar a un profesional de la salud. Por ejemplo, puedes preguntar a tu ginecólogo por tu gel de ducha o por la elección de tu absorbente. Él o ella podrá indicarte si los productos elegidos son realmente buenos para tu salud.

También es posible que tengas que hacer algunos cambios para tus coladas. El detergente debe ser lo más natural posible, para respetar tu piel. ¡No olvides que tu ropa interior está en contacto con tu intimidad!

La elección del lubricante íntimo

Es absolutamente esencial utilizar lubricante durante las relaciones sexuales con penetración. La mucosa íntima se traumatiza con pequeñas lesiones durante cada relación sexual. El uso de un buen lubricante proporcionará la hidratación necesaria para curar estas microlesiones. También serán menos numerosas. No es necesario esperar a que aparezca la sequedad vaginal para utilizar un lubricante. De hecho, el uso regular de un lubricante ayuda a mantener la flora vaginal bien hidratada. La reducción de las lesiones también reduce el riesgo de infecciones.

Puedes utilizar un lubricante a base de agua o de silicona. Asegúrate siempre de que este último sea compatible con los preservativos y otros objetos que puedas usar durante el sexo. Te aconsejamos elegir un lubricante hidratante con base de agua, para cuidar tu intimidad y tu mucosa vaginal. Puedes asesorarte sobre este tipo de productos en una farmacia o consultando a un profesional de la salud.

Los tratamientos médicos disponibles

Existen tratamientos para evitar la sequedad íntima. Una de las opciones es utilizar óvulos hidratantes, que no son nada más que supositorios. Si el problema es patológico, un médico podrá proponerte un tratamiento adecuado.

Sea cual sea tu situación, esperamos que encuentres la solución que más te convenga. Por tu salud, tu relación y tu comodidad, es esencial encontrar el tratamiento adecuado. Nuestro último consejo es utilizar únicamente productos y tratamientos destinados a la intimidad. Por lo tanto, está fuera de lugar automedicarse con aceites o medicamentos inadecuados.