¿Por qué las bragas menstruales son baratas? – Mademoiselleculotte.es

¿Por qué las bragas menstruales son baratas?

Mademoiselle Culotte no solo es una marca, Mademoiselle Culotte es una voz. Tenemos una pregunta para ti: ¿Sabes cuánto le cuesta a una mujer gestionar su periodo, a lo largo de su vida?

Es cierto, no hay igualdad entre hombres y mujeres respecto a este tema que es la menstruación. Su coste, ignorado y cuestionado durante mucho tiempo, está ahora estudiado. Porque sí... ¡Tener la regla es caro en términos de protección desechable!

Se han realizado varios estudios sobre el tema de la protección menstrual, muchos de ellos británicos. Como los resultados son complicados de interpretar, Mademoiselle Culotte te ofrece un sencillo cálculo del coste de la protección desechable, para que puedas compararlo con el coste las bragas menstruales lavables. Te lo aseguramos:

¡Las bragas menstruales son económicas!

Estudios con resultados variados

El coste fluctuante de la menstruación

Antes de cualquier investigación, aclaremos primero los puntos en los que el coste menstrual fluctúa a lo largo de la vida de una mujer. De hecho, varía inevitablemente según algunos factores de la vida de una mujer. Estos son:

  • la cantidad de sangre perdida;
  • el número de protecciones utilizadas;
  • la elección de la marca; 
  • los períodos de amenorrea (embarazos, enfermedades, uso continuo o discontinuo de anticonceptivos);
  • el precio de las consultas ginecológicas;
  • el uso de medicamentos;
  • el uso de medicinas alternativas (osteopatía, sofrología, naturopatía, acupuntura...);
  • la cantidad de ropa manchada a renovar o a mantener.

1.730 € según la calculadora de la BBC 

En 2017, la BBC publicó una calculadora muy fácil de usar, ya que lo único que tienes que hacer es introducir tu edad y la fecha de tu primer periodo. Esta estupenda calculadora da inmediatamente el dinero gastado en las protecciones higiénicas desde la pubertad. Lo único que hay que hacer es convertirlo en euros. A lo largo de la vida, el coste medio es de 1.730 €.

5.360 € según la asociación Bloody Good Period

Esta organización sin ánimo de lucro defiende los derechos de las mujeres y recoge tampones y compresas para las más pobres. Estimó un coste de 5.360 €.

23.500 € con todo incluido según el estudio del Huffington Post 

Se calcula que las mujeres británicas gastan 23.500 € en protecciones higiénicas a lo largo de su vida.

Es impresionante, porque cubre muchos parámetros: el coste de los dispositivos desechables, los analgésicos, la renovación de la ropa interior por las fugas... todo esto representa 675 € al año.

1.300 € como mínimo, según la encuesta FAGE 

El cálculo de la Federación de Asociaciones Generales de Estudiantes se basa únicamente en la compra de compresas (y no de tampones, que son aún más caros) en tiendas de descuento. Por lo tanto, este es el coste más bajo que se puede estimar. Los estudiantes pagan 2,78 euros al mes o 33,36 euros al año. A lo largo de sus 39 años de menstruación, esto supondría 1.300 €. Pero, ¿es posible vivir con esa precariedad durante toda la vida?

El coste exorbitante de la protección menstrual desechable

En la historia de la protección menstrual, las compresas desechables aparecieron en los años 50 y 60 con la llegada de la petroquímica. Así que seamos sinceros, antes de eso, las mujeres habían estado usando toallas higiénicas lavables durante siglos. Por lo tanto, es cierto que en términos de practicidad fue una revolución, una libertad bien merecida. Fue seguida de cerca por la de la anticoncepción. A esto se sumó el fenómeno del tabú: ya no se podía prescindir de este tipo de protección. ¡El desechable era intocable!

¡Pero ha llegado el momento del balance! 

protection hygiénique économie

¿Qué es la pobreza menstrual?

Según otra encuesta de la FAGE (Causette, 8 de febrero de 2021) realizada entre más de 6.000 estudiantes, el 13% de ellas ya se ha encontrado ante un cruel dilema: tener que comprar protección menstrual, en detrimento de otra necesidad básica. Peor aún, la pobreza menstrual afecta actualmente a más de 500 millones de mujeres en el mundo.

Representa 40.000 adolescentes estudiantes en España, según El Diario.

    Tener que elegir entre un paquete de compresas y un paquete de pasta. ¡Esa es la realidad de la inseguridad menstrual hoy en día! Mademoiselle Culotte ha decidido luchar contra este fenómeno ofreciendo algo más que un paquete de compresas desechables: vendiendo bragas duraderas a un precio más justo y trabajando de la mano de las asociaciones de estudiantes. 

    Costes económicos, ecológicos y sanitarios

    Consecuencia en el cambio climático

    La protección femenina y los pañales para bebés representan toneladas de residuos. El agotamiento de los recursos naturales, la acidificación del aire durante su destrucción, estos artículos de un solo uso tienen un impacto directo en el cambio climático, y esto durante todo su ciclo de vida.

    Un bebé consume 500 kg de pañales desechables usados hasta que aprende a ir al baño. Sólo en España, esto representa casi 900.000 toneladas de residuos al año. Imagínate si añadimos las compresas femeninas y si ampliamos estas cifras a escala mundial... La huella de carbono sería intolerable, ¿no?

    Efectos de los productos petroquímicos en la piel

    Hay muchos derivados petroquímicos presentes en todo tipo de absorbentes: sustancias perfumantes, moléculas formadas durante el proceso de fabricación (PCB, dioxinas, furanos...), durante el blanqueo con derivados del cloro, hidrocarburos utilizados para el sellado de cintas, compuestos orgánicos volátiles, formaldehído, pesticidas entre otros. Estos productos no sólo son contaminantes, sino que además son muy agresivos para la piel cuando se utilizan.

    Aunque todavía no se ha presentado ninguna prueba sobre la relación directa entre el uso de pañales y la protección sanitaria y los efectos sobre la salud, no se puede ignorar que algunas de estas sustancias son cancerígenas. Además, muchas de sus moléculas migran al entrar en contacto con la orina o las secreciones. También, su uso prolongado provoca lesiones en la piel. 

    Invertir en bienes de consumo sostenibles

    Un bien de consumo cotidiano es un producto que el consumidor adquiere con gran frecuencia (pan, papel higiénico, harina, azúcar, etc.). Los bienes sostenibles son los que se utilizan durante un largo periodo de tiempo (una lavadora, un frigorífico, un coche, etc.).

    Los artículos lavables pertenecen a estas dos categorías desde el momento en que sustituyen el uso de sus equivalentes desechables. Este es el caso de las almohadillas de algodón cosméticas reutilizables, los pañales lavables para bebés...

    Invertir ya no es una noción dedicada únicamente a las compras a gran escala. Invertir es simplemente una cuestión de evitar los productos de uso único (desechables) en su vida diaria. Se trata de una cuestión de mentalidad.

    Las bragas menstruales son baratas: un cálculo sencillo

    Dato 1: 38,4 años de 13 ciclos menstruales *

    El Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED) nos indica que:

    • La edad de la primera menstruación es de 12,6 años*, mientras que la menopausia se produce de media a los 51 años*.
    • Por tanto, una mujer tiene la menstruación durante 38,4 años *, a partir de una duración de 5 días al mes cada 28 días *. Significa un total de 13 menstruaciones al año *.

      Dato 2: 97,5 € gastados al año en protección desechable*.

      Según una encuesta del periódico Le Monde, el coste de los tampones y compresas desechables convencionales es de 7,50 € por mujer y ciclo*, o unos 97,50 € para un año.

      Dato 3: 7 bragas menstruales para 7 años *

      Para cubrir todo su periodo menstrual, una mujer necesita una media de 7 bragas*: 2 maxis, 3 medianas y 2 ligeras. Y  se sostiene este conjunto hasta 7 años, si se siguen las instrucciones de cuidado. El coste medio para una braga por año en Mademoiselle Culotte es de 20€.

      1 + 2 + 3 = un total de 140€ para el uso de bragas menstruales, en vez de 682,50€ en la basura (97,50 x 7). 

      * estas cifras son promedios estadísticos 


      Ya sea para nuestro bolsillo o desde un punto de vista sanitario y ecológico, tirar es caro. Elegir las braguitas menstruales es una solución sostenible que convence a cada vez más mujeres. Una durabilidad que no les resta comodidad y elegancia.

      ¡Mademoiselle Culotte apoya tú poder adquisitivo!