Mantener sus bragas menstruales en 5 gestos sencillos – Mademoiselleculotte.es

Mantener sus bragas menstruales en 5 gestos sencillos

Cuando inviertes en bragas menstruales, quieres que te duren mucho tiempo. ¡Es normal! Las elegimos por su comodidad y por ser una alternativa ecológica a las protecciones desechables. Pero no queremos preocuparnos por su mantenimiento. Esto es algo bueno porque verás que lavar no es más complicado que tirar. Los materiales de las bragas menstruales tienen propiedades tecnológicas. Pero una vez que conoces la teoría, es natural que los incluyas en tus coladas diarias. Prelavado, lavado y secado, el cuidado de las bragas Mademoiselle Culotte requiere seguir unos pasos muy sencillos.

¡Te explicamos todo lo que necesitas saber!

¿Qué significa mantener sus bragas menstruales?

Conocer su composición

Las braguitas menstruales Mademoiselle Culotte son ropa interior tecnológica. De hecho, combinan 4 niveles de protección:

  • Una capa de tejido suave y anti-humedad en contacto con la piel;
  • Una capa de material anti-olor;
  • Una capa de material ultra absorbente;
  • Una capa anti-fugas, impermeable o impermeable-transpirable. 

Es imprescindible evitar los productos y acciones que sean perjudiciales para la vida del producto.

Estos tejidos requieren algunos cuidados para mantener su nivel óptimo de eficacia. Los agentes de lavado demasiado "grasos" reducen considerablemente la absorción y el control de los olores. Algunos detergentes demasiado agresivos y la secadora destruyen las propiedades anti-fugas. El agua demasiado caliente tiene el mismo efecto y contribuye a fijar las manchas de sangre en los tejidos.

Por eso se recomienda lavar las bragas menstruales en frío o a 30°C como máximo (con un detergente suave) y secarlas al aire libre, o en el peor de los casos con un secador de toallas poco caliente.

Quitar lo que sobra de sangre

La sangre es un material orgánico que se coagula, es decir, las plaquetas que contiene se agrupan para evitar la hemorragia en caso de lesión.

Esta acción se multiplica por diez con el calor. Así, al enjuagar una mancha de sangre en agua caliente, ésta se coagulará y se adherirá al textil. Por eso, el prelavado/ aclarado en agua fría o muy fría es tu mejor opción para tus bragas menstruales.

Pero también hay algunos consejos para las manchas de sangre secas:

  • La sal: colocarla directamente sobre la mancha, ligeramente humedecida en una capa gruesa;
  • Solución salina: empapar un paño limpio y frotar la mancha;
  • Pastilla de aspirina: Sumerge la parte textil dañada en un recipiente con agua y añade una pastilla de aspirina. Es un potente anticoagulante. Por cierto, ten cuidado de no tomar aspirinas durante la menstruación sin aviso médico;
  • Jabón de Hiel de Toro: este potente quitamanchas natural se utiliza antes del lavado. Es muy eficaz para todas las manchas orgánicas, especialmente las de sangre.

No te asustes ante la más mínima pérdida de rendimiento 

¿Las bragas ya no absorben? Que no cunda el pánico. No es irreparable, suele ser el resultado de un mal mantenimiento o de varios años de uso. Es una señal de que las fibras están cargadas de cal, saponina... Hay una pequeña operación que se puede realizar para restaurar su eficacia: la limpieza en profundidad. Basta con sumergirlas durante unas horas en una mezcla de vinagre de alcohol y agua (50 ml de vinagre por cada litro de agua). Y si el olor es molesto, añade una cucharada rasa de bicarbonato de sodio. Sin embargo, ten cuidado de no repetir este procedimiento con demasiada frecuencia. De hecho, el vinagre "atacaría" la membrana impermeable de tus bragas menstruales.

¿No es más rápido y sencillo la utilización de compresas desechables?

Invertir en braguitas para la regla requiere sin duda un poco de tiempo al principio (elegirlas, adaptarse, limpiarlas...). Pero sepas que las puedes conservar durante alrededor de 7 años. Se ahorra mucho tiempo y mucho dinero. Con la amplia gamma de bragas Mademoiselle Culotte, no tendrás que: 

  • volver a comprar compresas en tiendas;
  • encontrar cual es la estantería dedicada;
  • comparar los precios y las marcas;
  • guardarlas por todos sitios para siempre tener unas cuantas;
  • llenar las basuras con compresas usadas;
  • limpiar la basura, quitar los olores;
  • solucionar los problemas en cuanto a los productos químicos que contienen: irritaciones, micosis...

Las preguntas frecuentes para mantener tus bragas menstruales Mademoiselle Culotte

¿Por qué usar agua fría para el prelavado?

El agua fría impide que la sangre se coagule y, por tanto, que se pegue al material absorbente.

¿Por qué no se puede superar 30° para la limpieza?

Se cree que cuanto más caliente esté el agua, mejor se lavará. Pero se trata de una idea errónea por lo que hace a las bragas de la regla. El calor por encima de la temperatura corporal fija irremediablemente las manchas de sangre y sobre todo, deteriora la impermeabilidad de los tejidos que sirven de protección. La salubridad de tus bragas depende sobre todo del detergente utilizado y de la calidad del lavado en la lavadora (para ello, asegúrate de que sólo esté llena en tres cuartas partes).

¿Por qué elegir un programa "delicado"?

Es sobre todo la velocidad de giro la que puede ser perjudicial a largo plazo. Es cierto que girando a 1200 rpm se secará más rápido. Puede utilizarse ocasionalmente, pero puede expulsar cierta cantidad de fibra y hacer que su ropa interior sea menos absorbente. Por no hablar de que el rozamiento provocado por la velocidad genera un calor perjudicial para los tejidos impermeables y transpirables.

¿Por qué no puedo usar la secadora para mis bragas?

Por muy práctica que sea la secadora, puede estropear tus bragas. De hecho, su uso deteriora las fibras textiles y elásticas. Perjudica mucho la impermeabilidad, incluso desde el primer uso. Mejor si lo evitamos.

¿Qué jabón elegir?

Todos los detergentes suaves, a ser posible ecológicos y preferiblemente en polvo.

¿Por qué preferir detergentes en polvo?

Todos los detergentes líquidos contienen agua, además de tensoactivos (detergentes). Por ello, se añaden conservantes para evitar que la mezcla se enmohece. Estos productos viscosos, opacificantes y antiespumantes cargan las fibras absorbentes y pueden reducir la eficacia de la absorción con el tiempo.

¿Puedo usar lejía para blanquear mis bragas?

No, en absoluto. La lejía (o cloro) no es sólo un agente blanqueador, es sobre todo un agente oxidante que destruiría permanentemente los tejidos impermeables.

¿Cómo puedo hacer para quitar una mancha de sangre incrustada?

Para una mancha fresca, como hemos visto, no hay nada mejor que el agua fría. Pero para una mancha de sangre seca, sobre todo en un tejido de color claro, tenemos un pequeño truco: ¡Añade una pastilla de aspirina a tu máquina! Sí, la aspirina es un anticoagulante. Lo sabemos porque no se recomienda como medicamento para el dolor menstrual... Pero en la máquina, ¡nada de qué preocuparse!

¿Puedo utilizar un suavizante para que mis bragas estén menos ásperas?

Los suavizantes cargan las fibras absorbentes. Cuando un par de bragas se vuelven ásperas, probablemente se deba a que el agua de lavado era demasiado dura. Para remediarlo, añade medio vaso de vinagre blanco (o vinagre de alcohol) a la máquina al inicio del lavado. Pero cuidado, esto no debe hacerse sistemáticamente, ya que el vinagre es ácido y, por tanto, "ataca" los tejidos impermeables.

¿Cómo hacer para que mis bragas menstruales huelan bien?

Una braga menstrual maloliente es una braga que contiene bacterias. Por lo tanto, es el signo de un mal mantenimiento. Para ello es imprescindible una pequeña manipulación de limpieza: remoja unas horas tus bragas en agua con vinagre blanco (50 ml de vinagre para cada litro de agua) y una cucharada sopera de bicarbonato de sodio. El vinagre limpia y devuelve su absorción a las fibras. El bicarbonato es un absorbente de olores.

Mis bragas menstruales son menos absorbentes. ¿Qué puedo hacer?

Aunque no necesariamente huelen mal, las bragas menstruales pueden simplemente volverse menos absorbentes con el tiempo. También en este caso, la causa es el mal mantenimiento y la obstrucción de las fibras. Pero tenemos una solución: ponerlas en remojo durante unas horas en una mezcla de agua + un poco de vinagre (50 ml de vinagre para cada litro de agua).

¿Se puede utilizar jabón de Marsella para limpiar mis bragas?

El auténtico jabón de Marsella es un excelente detergente natural. Se compone de sosa (fuente de saponificación), sal marina, aceites esenciales, agua y aceites vegetales. Sin embargo, este último puede engrasar las fibras absorbentes. Si su ropa interior es cada vez menos eficaz, tenga en cuenta que puede ser la causa y utilice en su lugar un detergente ecológico en polvo.

¿Las nueces de jabón son buenas para limpiar mis bragas?

Las nueces de jabón son totalmente naturales y su cáscara contiene saponina que se libera directamente en el agua a 30°C. Sin aditivos, son una buena alternativa a los detergentes artificiales para las pieles sensibles.  

¿Poner las bragas menstruales en una red las protege?

¡Por supuesto! Sin embargo, ten cuidado de no poner demasiada cantidad en la red, ya que esto impediría que la ropa se mezclara correctamente en la máquina, lo cual es la clave para un lavado eficaz.

¿Cuántas bragas debo comprar para estar tranquila durante la menstruación?

Con un juego de 7 bragas menstruales, inviertes para 7 años. ¡Se trata de una media! Esto depende de la duración de tu periodo y del número de cambios que necesitas. Debes contar con unas 2 bragas al día + una para la noche.

¿Cómo organizo mi colada para no quedarme nunca sin bragas?

Puedes lavar tus braguitas con tu ropa normal a 30°C. Sin embargo, también es posible lavar sólo las bragas en la lavadora: las lavadoras actuales suelen estar equipadas con una capacidad variable automática. Te aconsejamos una colada por día durante la menstruación. 

Mantener bien sus bragas Mademoiselle Culotte: 5 pasos sencillos a tener en cuenta

    1. Lava las bragas antes de usarlas, cuando las recibes.

    2. Aclárelas con agua fría antes de lavarlas, una vez usadas.

    3. Lávalas en la lavadora con un programa delicado a 30°C como máximo, sin utilizar detergentes agresivos.

    4. Sécalas al aire libre. No utilices nunca una secadora.

    5. Si tu ropa interior es menos absorbente o tiene mal olor, límpiala con un poco de vinagre doméstico y bicarbonato de sodio.